EL RELATO AIDA por César López

0
14

“La señora quiere verme presa” dijo Aida Ayala, líder del grupo naranja en la Municipalidad de Resistencia hasta el j2015.
Esa frase “La señora quiere verme presa” denota la idea de instalar que la jueza Zunilda Niremperger se conduce en los expedientes en función de sus deseos, y de subjetividades.

Pero esa frase tan fantástica como irrespetuosa choca con la realidad. No se puede hablar de los deseos de la “señora Niremperger” cuando existe una investigación profunda sobre distintos actos, y concatenación de actos que no dejan margen para otro camino; y menos aún cuando la Cámara Federal de Apelaciones confirmó el procesamiento con prisión preventiva.

En lo particular, que Aida Ayala sea procesada como líder de una asociación no me parece un exceso. Al contrario, me llama la atención que la causa quede acotada a Aida Ayala como única funcionaria del Municipio. Creo, a ojo de buen cubero; funcionarios de Obras particulares, y de Servicios Públicos no deberían quedar al margen de los expedientes. Se supone que alguna firma realizaron en los procedimientos administrativos de contrataciones. Hace un tiempo, cuando hice un planteo al respecto; algunas fuentes y analistas judiciales me respondieron: La causa no está terminada.

Aida Ayala intenta decir que en 10 años recién sabremos si es culpable o inocente. Eso ocurre cuando la justicia es enredada en diversas chicanas. La causa Lavado II, de no mediar la elusión via fueros/ entorpecimiento inicial de la propia Ayala, hoy ya estaría a punto caramelo para la derivación al tribunal oral. Supongo que si Aida acelera con sus compañeros de bancadas el procedimiento para el desafuero; el juicio oral no tardaría más allá del 2019. Es decir, saber su inocencia o culpabilidad no tardaría 10 años, al menos en lo que se refiere a Lavado II.

Dejanos tu comentario