UNIDAD EN LA DIVERSIDAD por el profesor Santiago Teves

0
156

 

La política es el arte más preciado de la condición humana, nos permite visualizar y actuar sobre las necesidades y las demandas de nuestro pueblo.

Defender y garantizar las políticas públicas a través del ejercicio responsable del poder, es en primera y última instancia una respuesta audaz al interés general.

 

La modificación del escenario político en la provincia del Chaco con la derogación de las PASO, generó un enorme desequilibrio en el tablero político, imperando el criterio estrictamente especulativo.

El vanguardismo inusitado de deseos personales, se impuso deliberadamente sobre la construcción de acuerdos programáticos.


La situación actual requiere de lucidez y criterios razonables, donde el camino es el respeto por la diversidad de pensamientos, la búsqueda de la máxima amplitud posible y la aplicación de acciones concretas, que puedan estar consustanciadas con objetivos meramente predecibles.

En este sentido, debemos hacer el máximo esfuerzo para encontrar caminos de diálogos y consensos, superando definitivamente los estereotipos impulsados por algunos sectores radicalizados.

Por esa razón es imprescindible pensar la política como un hecho colectivo, asegurando la construcción de un espacio, plural, amplio y competitivo electoralmente.

El peronismo se ha caracterizado por ser un partido del poder, impulsando perspectivas pragmáticas y posiciones políticas gravitantes a lo largo de toda su historia.

En este marco, es sumamente necesario conformar una mesa de acción política, para el diagnóstico, evaluación y análisis de la situación compleja, en la que no decidimos estar.


La falta de formación política constituye una de las grandes falencias del sistema político argentino, impone injustamente la personalización y genera una demagogia constante, que contribuye al enfrentamiento permanente entre nuestros dirigentes.

Por eso, es preciso desarrollar actitudes de generosidad que trasciendan en el tiempo, contrarrestando con integridad y conocimiento los cambios estructurales que nos impone la dinámica propia de la política.
El justicialismo como partido político, doctrina y cultura; tiene la obligación de cumplir con el mandato histórico, desplegando los medios y las estrategias para conquistar y ejercitar el poder.


El renunciamiento de CFK en el plano nacional expresa un profundo razonamiento de madurez política, y responde a un viejo lema de Juan Domingo Perón “primero la patria, segundo el movimiento y por último los hombres”. Además, este hecho histórico propicia un gesto de solidaridad y nobleza, reivindicando nuestra pertenencia e identidad política al campo nacional y popular.
La dirigencia tiene que tomar conciencia de sí misma, de sus actos y decisiones; y responder con valentía e inteligencia a las necesidades sociales. En este sentido, es prioritario dejar de lado el egoísmo más sectario, para encontrar ideales comunes que nos permitan comprender la difícil situación que debemos afrontar, poniendo en la centralidad política las prioridades de nuestra comunidad, sin matices ni resentimientos.


En definitiva, ampliar la base de sustentación política debe ser la premisa lógica para construir “la unidad en la diversidad”, ya que los tiempos y los plazos están vencidos para cualquier experimento antidemocrático.

Dejanos tu comentario