El necesario y aún pendiente camino al 1,5°C. Por Tais Gadea Lara

0
15

 Se dio a conocer hoy el Climate Transparency Report [Reporte de Transparencia Climática] que analiza en detalle la acción climática de los países del G20 y que, en este año en particular, lo hace en comparación con las políticas de respuesta ante la crisis del COVID-19. Aquí profundizo en los resultados sobre el análisis de Argentina, como país miembro del G20.

Antes, un breve recordatorio: la ciencia ha demostrado que los esfuerzos de las políticas climáticas deben apuntar al objetivo más ambicioso del Acuerdo de París, es decir, al de limitar el aumento de la temperatura de la superficie del planeta por debajo del 1,5°C.

  • Una radiografía climática de Argentina. El reporte evidencia que, con el compromiso presentado (NDC) en 2016, el país aún no está alineado con el objetivo de 1,5°C del Acuerdo de París. Según ese plan presentado, Argentina emitirá 422 MtCO2 equivalente para 2030. Para ubicarse en la senda del 1,5°C la reducción debiera ser por debajo de 207 MtCO2eq a 2030 y de 59 MtCO2eq para 2050.

    Dos datos al respecto: las emisiones totales de gases de efecto invernadero (GEIs) se han incrementado un 35% de 1990 a 2016, y las emisiones per capita de Argentina (8,4) se encuentran por encima del promedio del G20 (7,29).

    La energía es la principal actividad contribuyente de GEIs en el país, seguida de usos del suelo (agricultura, deforestación, etc.). Dentro de energía, se destaca el transporte como mayor contribuyente.

  • Claves para mejorar su ambición climática. El reporte propone varias acciones necesarias, algunas destacadas:
    • Energía: paquetes de recuperación económica centrados en energías verdes, incluyendo tecnologías de eficiencia energética y suministro de energía con bajas emisiones de carbono,
    • Uso de la tierra: hacer cumplir y financiar correctamente la Ley de Bosques Nativos y promover cambios hacia modelos de agricultura sostenibles,
    • Transporte: ofrecer alternativas como transporte público impulsado por electricidad de fuentes renovables y modos de transporte no motorizados a combustión,
    • Financiamiento: reorientar los recursos destinados a la explotación de combustibles fósiles hacia las actividades que contribuyen a reducir emisiones.
  • Ese medio grado que hace una gran diferencia. La Argentina es vulnerable a los efectos del cambio climático y, por lo tanto, necesita asumir mayores acciones de adaptación. Para ejemplificar la relación entre reducir emisiones y adaptación, según los distintos escenarios: con un aumento de 1,5°C la frecuencia de olas de calor seria muy baja frente a baja con aumento de 2°C, o la reducción de la duración de los cultivos sería baja en el primer escenario y alta en el segundo.
  • Las medidas en tiempos de coronavirus. Según el reporte no fueron las mejores para la acción climática. ¿Por qué? Vienen profundizando los subsidios y las protecciones a los combustibles fósiles (petróleo y gas), en contra de la necesaria transición energética para reducir emisiones. Sobre el transporte, subraya que, si bien el gobierno tiene políticas para incentivar autos eléctricos, el petróleo representa el 79% de la fuente energética de transporte.

    Además, destaca los incendios intensos que de enero a agosto afectaron ecosistemas y la continuidad de la deforestación destruyendo más de 29.000 hectáreas.

  • En voz de uno de los autores. «El reporte da cuenta de la falta de ambición de Argentina en sectores tan importantes como el energético», explica Enrique Maurtua Konstantinidis, asesor senior de Política Climática de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), una de las organizaciones participantes del informe.

    Argumenta: «Es importante que para encarar la tan preciada recuperación económica que nuestro país necesita, no repitamos los esquemas del pasado y enfrentemos los desafíos de hoy con soluciones sostenibles. Las decisiones económicas tienen que ir en esa línea y dejar de favorecer a la industria de los combustibles fósiles con subsidios que podrían usarse más efectivamente para abordar los problemas de hambre, pobreza y trabajo».

  • Cómo está el resto de los países del G20. En líneas generales, lejos de ubicarse en la senda del 1,5°C, ello evidencia la necesidad de aumentar la ambición y urgencia en sus políticas de acción climática. Para ello, el reporte subraya que los planes de recuperación económica, ante la crisis del coronavirus, pueden y deben ser la oportunidad para cumplir con los objetivos climáticos.
  • Podés acceder al reporte aquí.
  • https://www.climate-transparency.org/g20-climate-performance/the-climate-transparency-report-2020?utm_source=RED%2FACCI%C3%93N&utm_campaign=76291af42b-EMAIL_CAMPAIGN_2019_02_08_12_48_COPY_16&utm_medium=email&utm_term=0_4a3e7f9768-76291af42b-369881421

Dejanos tu comentario