Especialistas y productores se unen en el mensaje del cuidado del suelo

0
19

 

La importancia y necesidad de cuidar el recurso, es el mensaje y pedido que más de 20 especialistas, productores, estudiantes y referentes de distintos organismos vinculados con la temática, dejan en el Día Nacional de la Conservación del Suelo. En un video interinstitucional, reconocen a los precursores en esta materia, destacan también el trabajo que realizan las respectivas áreas en las provincias de la región y señalan la importancia de seguir trabajando con los productores, desde la ciencia y en las instituciones, para apostar a la sustentabilidad, al cuidado del medio ambiente y a la preservación del suelo para el futuro.

“Este es un día oportuno para la reflexión, pero no sólo en los ámbitos institucionales, académicos, técnico-productivos; sino también con toda la sociedad”, señala la Ing. María Cándida Iglesias, Directora del Instituto Agrotécnico “Pedro M. Fuentes Godo” (IAGRO-UNNE) en el material audiovisual elaborado por personal del mencionado instituto, la UTN, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) centro regional Fhaco-Formosa y el Ministerio de la Producción de Chaco.

“Es importante saber que los suelos son un recurso natural estratégico, su conservación es esencial para un futuro sostenible”, completa el mensaje la también la docente titular de la cátedra de Microbiología Agrícola de la Facultad de Agronomía de la UNNE, en Corrientes.

“El suelo es un recurso fundamental para la vida”, resalta también Carina Álvarez, secretaria de Desarrollo y Relaciones Institucionales y Profesora Asociada de la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA). Explica luego que el suelo “colabora en la producción de alimentos, de allí vienen los nutrientes que día a día llegan a nuestra mesa. También almacena agua y la entrega a los cultivos. Cumple numerosas funciones ambientales como por ejemplo secuestrar carbono en la materia orgánica y mitigar el cambio climático. También es una gran fuente de biodiversidad”.

“Cada uno desde donde estamos cuidemos este recurso esencial para la vida”, concluye con contundencia en su mensaje del video publicado en el canal de Youtube (https://youtu.be/-9xZtmMAM38)  y redes sociales del Instituto Agrotécnico de la UNNE.

“El suelo es un gran sistema vivo. Es un sistema biológico que se construye a partir de la transformación de la materia. Cuando comprendamos eso y entendamos que el suelo no es un florero en el cual se cultivan las plantas como si fueran hidroponías agregándole nutrientes vamos a empezar a vivir de mejor manera y vamos a cuidar nuestro planeta cuidando el suelo, cuidándonos a nosotros”, sentencia Luis Gabriel Wall del Centro de Bioquímica y Microbiología de Suelos, del Departamento de Ciencia y Tecnología de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ-CONICET).

Sustentabilidad y futuro

En el Día Nacional de la Conservación del Suelo, “nosotros lo tomamos al suelo y difundimos en ese sentido que el suelo tiene vida”, asegura también Roberto Gillard, coordinador provincial Buenas Prácticas Agrícolas, del Ministerio de Producción, Industria y Empleo de la provincia del Chaco. Por ello “aconsejamos a los productores realizar Buenas Prácticas Agrícolas en conservación y manejo de suelo”, agrega.

“Sabemos que el suelo no es nuestro, lo tomamos prestado de nuestros hijos y eso tiene que ver con  el criterio de sustentabilidad, ….el suelo que recibimos hoy nosotros, las generaciones futuras lo deberían tener en las mismas condiciones”, agrega y concluye que “por eso debemos trabajar en técnica de buenas prácticas en conservación y manejo de suelo para sostener este recurso muy importante que tienen los productores para incrementar su producción y sostener la calidad de lo que producen”.

Desde la Facultad Regional Resistencia de la Universidad Tecnológica Nacional recuerdan que “diferentes políticas mundiales, incluidos los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas, también planteados en la agenda 2030, influyen de manera directa o indirecta en la tierra y en el suelo. Muchos de estos objetivos de desarrollo sostenible no pueden alcanzarse sin suelos sanos y sin el uso responsable y sostenible de nuestra tierra”, plantea Jorge De Pedro. Desde la Sociedad Rural del Chaco también señalan que “el uso y manejo correcto del recurso asegura su preservación y garantiza la principal fuente de nuestra alimentación”.

La producción audiovisual dio espacio también a estudiantes de carreras relacionadas a la temática. En ese marco, Natalia Agüero, estudiante de la Licenciatura en Administración Rural de la UTN destaca que: “La conservación del suelo es esencial para el cuidado de nuestra Tierra, legado de las próximas generaciones”.

“Con más de siete mil millones de habitantes en nuestro planeta estamos obligados a producir más de mil millones de hectáreas agrícolas para poder subsistir. Y aquellas áreas del suelo con uso inadecuado reducen significativamente su potencial productivo por lo que hoy se está trabajando para renovar y acondicionar las técnicas productivas y para preservar los recursos naturales y del suelo en particular”, alerta.

Sustento y voces de productores

Entre los más de 20 mensajes que se reunieron en este trabajo audiovisual, se destacan también aquellos que señalan la importancia del cuidado del suelo para la producción. En ese sentido, Noé Khon de la Federación de Asociaciones de Productores Forestales e Industriales del Chaco (FAPIF) asegura que allí consideran “al recurso natural suelo y a su conservación, de vital importancia no solo como un componente del ambiente sino como el sustento de los productores agropecuarios y forestales y con ello las actividades industriales que utilizan las materias primas que se generan a partir del soporte fundamental que es el suelo”.

“El mensaje que damos por el día de la conservación del suelo es, cuidar la tierra que tenemos. Conservar, darle abono y cuidar. Porque sin la tierra nosotros no podemos vivir acá en el campo”, aporta con claridad Ruperto Allende, uno de los productores que se sumó a dejar su mensaje en este día.

Ruperto vive y trabaja desde el 1950 en Campo Hardy (Formosa), “Y con mis 69 años sigo estando todavía acá en el campo y conservando la tierra que tengo para vivir cada vez mejor, yo y mi familia”, asegura. “Para mí el suelo es la base de toda nuestra producción, por eso debemos cuidarlo, protegerlo y alimentarlo. Porque un suelo tiene que tener vida, para que así dé vida a nuestras plantas”, coincide Raúl Cococcioni, productor de Villafañe, Formosa, que trabaja en recuperación de suelos sin químicos, con abono verde y rotación de cultivos.

“Amo a la tierra”, comienza diciendo Vilma Barreto, una de las productoras que compartieron su mirada en representación de Incupo Formosa. “Pues de ahí proviene mi alimento, el sustento de mi familia. Debemos cuidarla para garantizar producción saludable. Si nuestros antepasados producían naturalmente, ¿Por qué nosotros no? Evitemos fertilizantes o agroquímicos. Usemos lo natural que está al alcance de nuestras manos y es gratis”, agrega.

El reconocimiento a los precursores

“En este día queremos hacer un reconocimiento a los precursores en la conservación de suelos”, señalan la Lic. en Edafología Raquel L Nioi y su par Edgardo J Dadamia, desde Buenos Aires. En su mensaje, explican también su labor: “Nosotros realizamos estudios de suelos en laboratorio y a campo. Con ello se obtienen datos que permiten diagnosticar sobre la calidad de los mismos y orientar a los productores sobre conductas conservacionistas a seguir”.

“Hace 30 años nos dimos cuenta que había que dejar de arar, que había que ponerle un techo de rastrojos al suelo y evitar, de esta forma, que se lo siga devorando la erosión. Esto trajo muchos beneficios para la conservación del mismo. Pero hoy nos damos cuenta que con esto no alcanza, que debemos recalibrar nuestros sistemas de producción”, afirma el Ing. Martín Goujón de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (AAPRESID) Chaco.

“Los agroecosistemas, aún en siembra directa, a largo plazo se degradan cuando lo simplificamos al extremo con monocultivos y con barbechos muertos muy largos, esto hace que disminuya la fertilidad física, química y sobretodo la biológica”, continúa su mensaje para concluir que: “Hoy sabemos que los suelos nos piden que tengamos una mayor diversidad de especies y que tengamos raíces vivas durante la mayor parte del año, tanto como el ambiente nos permita. Una agricultura siempre verde”.

El trabajo institucional y con todos los actores

La ocasión sirvió también para recordar la diaria labor en universidades e instituciones y organismos oficiales en pro de la conservación del suelo.

El equipo del Instituto Agrotécnico de la UNNE trabaja en distintas líneas de investigación y extensión que apuntan a la recuperación y conservación de suelos. “Pensándolo siempre como un sistema dinámico integrado por componentes físicos, químicos y biológicos. Poniendo especial atención en este último ya que una tonelada de suelo puede contener entre medio y dos kilogramos de microorganismos”, señala el Ing. Agr. Germán Pérez.

“Ésta vida es la responsable de transformar la materia orgánica fresca en nutrientes disponibles para la planta y mejorar la estructura del suelo. Las prácticas que realicemos para cuidar esa vida, como, por ejemplo, las rotaciones, la labranza mínima, los cultivos de servicios, la biofertilización, nos darán como resultado un suelo sano y productivo”, agrega la Ing. Agr. Cristina Sotelo.

Roberto Olivares, de la Universidad Tecnológica Nacional destaca que desde la Licenciatura en Administración Rural de la Facultad Regional Resistencia se enseña a los alumnos a través de clases teóricas y prácticas las características de los suelos, sus limitaciones y potencialidades, atributos que definen su capacidad de uso. También se analizan las múltiples técnicas de manejo y conservación del suelo que tienden a mantener sus capacidades naturales, las físicas, químicas y biológicas. Que, además favorecen el incremento de la productividad. Y en otros casos que sirve para recuperar suelos degradados”.

Desde el INTA Las Breñas (Chaco) saludan especialmente a los productores y renuevan el compromiso de acompañamiento, además de instarlos a “que lleven adelante prácticas conservacionistas para lograr la conservación de los mismos, vitales para la producción en la zona”, como señala Verónica Sauer.

El saludo y mensaje en este día llega también desde el Consejo Profesional de Ingenieros Agrónomos del Chaco. “El rol profesional en la producción de la materia prima en la República Argentina, nos pone en el centro de la escena donde nuestro deber es mantener el equilibrio entre el suelo, el agua y el aire, que son los pilares básicos y elementales para la vida de las plantas y del hombre”, aseguran.

“En nuestra provincia se hace mucho en materia de conservación de suelos, pero es importante trabajar aún más. Dado que las tecnologías que acompañan a este tipo de prácticas no siempre llegan a todos los sitios, es imprescindible cimentar el abordaje de prácticas conservacionistas”, señala por su parte la Ingeniera Gabriela Soto de la Dirección de Suelos y Agua Rural del Ministerio de Producción, Industria y Empleo de la Provincia del Chaco. Y “para lograrlo es fundamental trabajar con todos los actores, desde el productor que es el que tiene el conocimiento, la ciencia que es capaz de detectar problemas antes de que ocurran y las instituciones que regulan, apoyan y fortalecen acciones sociales, y todo esto con una gestión integradora´”, agrega.

Estas son algunas de las voces que se sumaron a la iniciativa interinstitucional que fue realizada por el área de Comunicación del Instituto Agrotécnico, a cargo de Natalia Ambroggio y Sonia Roldán, y para la que se dirigieron invitaciones a todas las áreas involucradas en la temática, de las provincias de Corrientes, Chaco y Formosa.

Un poco de historia

El 7 de julio se conmemora el Día Nacional de la Conservación del Suelo, y la fecha fue establecida en 1963 por decreto de la Presidencia de la Nación N° 1.574/63 en memoria del doctor Hugh Hammond Bennet.

Bennet fue el creador del Servicio de Conservación de Suelos estadounidense e impulsor de técnicas conservacionistas en la Argentina y en la Provincia del Chaco. Trabajó constantemente en busca de la preservación de la integridad del recurso natural suelo, cuya importancia es vital para la producción agropecuaria.

En 1.930 y a partir de la sequía que motivó que volaran los campos por efectos de la erosión del área agrícola de EEUU, se realizaron cambios en el manejo de las tierras, de allí surgieron gran parte de las prácticas que conocemos hoy como de manejo y conservación. de suelos y que integran los esquemas productivos denominados  como “buenas prácticas agrícolas”.

En un repaso por la historia Argentina, en un momento en que todos pensaban que la riqueza estaba constituida por los metales preciosos, el General Manuel Belgrano seguía una escuela económica de España, que sostenía que la agricultura era la base de la riqueza de las naciones.  Y para fomentar la agricultura, en el año 1796 recomendaba crear una escuela de agronomía y fundamentalmente se enseñe las características y propiedades de la tierra, lo que hoy conocemos como mapa de suelos y la producción conveniente a cada caso.

En nuestro país la preocupación por la conservación de los suelos cobró impulso con la fundación del INTA, en 1956, y de los grupos CREA, a partir de 1957. En estas instituciones brillaron los ingenieros agrónomos Guillermo Covas y Jorge Molina, quien con la participación de Carlos Sauberan, creó la Asociación de Amigos del Suelo. En 1981 se sanciona  la Ley 22428 – Conservación de Suelos y en 2013 se promulga La Ley XVI N° 113, por Decreto 1.212/13, que declara la “Década de Conservación y Preservación del Suelo y las Cuencas Hídricas al decenio 2013 -2023”.

Dejanos tu comentario