Familias campesinas recibieron apoyo para recuperar chacras afectadas por la sequía

0
92

Unas 100 familias campesinas del Gran Chaco recibieron insumos para recuperar sus chacras, después de los incendios que azotaron a la región por la sequía histórica. El proyecto, articulado por INCUPO y el Centro Regional Ecuménico de Asesoría y Servicio (CREAS), permitió la compra de forrajes, semillas, tanques de agua y sistemas de riego por un monto de $650.000.

Sequía e incendios

El 2020 no sólo fue el año de la pandemia COVID19: también afectó especialmente a cientos de familias campesinas del Gran Chaco con un invierno con heladas y pocas lluvias, que provocaron una sequía histórica de mayo a diciembre. Esto afectó a animales y cultivos en las provincias del Gran Chaco argentino.

Las quemas e incendios indiscriminados en campos y chacras afectaron especialmente a familias campesinas de la provincia del Chaco, afectando su producción y viviendas.

Voz campesina

“El fuego se llevó todo: colmenas, gallineros, chiqueros, plantaciones de citrus y mamones, postes y lo poquito de monte que teníamos”, explicó Orlando Pereyra, pequeño productor de la zona de General Vedia, en la provincia del Chaco.
La articulación de INCUPO y CREAS tuvo como prioridad a las familias campesinas chaqueñas afectadas por los incendios.
Con este proyecto de INCUPO y CREAS, “pudimos adquirir un equipo de bombeo, caños y mangueras que vinieron a solucionar la  falta de agua. Además, junto a los vecinos pudimos aportar para comprar más caños y conectarnos a la red de agua potable”, detalló Orlando.

Reverdece la vida

A principios de 2021, con la implementación del proyecto y la ayuda de algunas lluvias, las familias campesinas comenzaron la recuperación de sus chacras.

“Los fardos de alfalfa que recibimos con la ayuda de INCUPO y CREAS llegaron justo a tiempo para salvar la alimentación de los animales, que ya no tenían pasto. También pudimos plantar el sorgo forrajero que ya está saliendo y esperamos cosecharlo muy pronto”, explicó Miriam Chávez, joven campesina de la zona de Canal Melero, en Santiago del Estero.

En cada territorio, con intercambios de saberes y prácticas agroecológicas, siguen produciendo alimentos saludables, que se comercializan en las ferias de cada lugar. De esta manera, los agricultores familiares del Gran Chaco garantizan el acceso a una alimentación saludable, que es un derecho de todos.

Organizaciones campesinas

Las familias campesinas pertenecen a 12 organizaciones: Huellas de mi tierra, Vida en Libertad y Obreros del Surco, de Santa Fe; Corrientes Unidas, de Santiago del Estero; Asociación La Floresta, Feria Villa Dostrece, Asociación Feriantes de El Colorado y de Villafañe, de Formosa; además de familias de Tres Isletas y General Vedia, vinculadas a la Asociación Provincial de Ferias Francas del Chaco; y familias de Saladas y Bella Vista, integrantes de la Asociación de Ferias de Corrientes.

Dejanos tu comentario