LA ESPERANZA DE UN SERVICIO DE TRANSPORTE PÚBLICO DE PASAJEROS ACCESIBLE Y ADECUADO Por Hugo Maldonado

0
28

Por Hugo Maldonado

Día a día somos testigos de los problemas de tránsito y movilidad que ocurren en toda el Área Metropolitana del Gran Resistencia (AMGR). El aumento poblacional y la urbanización no planificada, han llevado a la población a crear nuevos asentamientos en la ciudad, sin un adecuado acceso a servicios fundamentales, entre ellos el transporte público de pasajeros, que a su vez, al ser un servicio de baja calidad, lleva a los pobladores de estas zonas a recurrir a otros medios de movilidad como la motocicleta, que sin un control adecuado, genera nuevos inconvenientes en el tránsito.
Se han adoptado varias medidas con el objeto de mejorar el sistema de transporte público de pasajeros del AMGR y reducir los problemas de movilidad y tránsito, pero no han tenido efectos positivos.
La Carta Mundial por el Derecho a la Ciudad, en su Artículo XIII, Punto 1 establece que: “Las ciudades deben garantizar a todas las personas el derecho de movilidad y circulación en la ciudad, de acuerdo a un plan de desplazamiento urbano e interurbano y a través de un sistema de transportes públicos accesibles, a precio razonable y adecuados a las diferentes necesidades ambientales y sociales (de género, edad y discapacidad)”.
La calidad del sistema de transporte público de pasajeros depende esencialmente de una planificación adecuada y de la regulación por parte de las autoridades gubernamentales.
Si comparamos el funcionamiento de este servicio público, con el de otras ciudades del mundo, observamos que presenta problemas similares en relación a la frecuencia de los recorridos, congestionamiento en el tránsito, impacto ambiental, accidentes, unidades que no están adaptadas y acondicionadas para las personas con discapacidad, entre otras. Pero con la diferencia que en otros lugares han tomado con seriedad la problemática, y definiendo políticas sostenibles han logrado mejorar algunos de estos aspectos. La sanción de la Ley Provincial N° 3105-T, deja abierta una expectativa al respecto.
Según una encuesta realizada por el Municipio de Resistencia en el año 2017, el colectivo y la moto son los medios de transporte más usado, y de los viajes realizados al centro de la ciudad, 7 de cada 10 son por motivos laborales, y en segundo orden, estudiantiles, lo cual evidencia la importancia de los mismos para el ciudadano.
Si bien es cierto que el estado debe asistir a los sectores más venerables, esto debe hacerse con criterio y rigurosidad, otorgando subsidios de manera responsable. Subsidio: (Ayuda económica que una persona recibe de un organismo oficial para satisfacer una necesidad determinada).
Sin embargo, no debemos confundir accesibilidad con gratuidad. Que el boleto a determinados sectores sea gratuito no significa que no cueste, significa que se paga de otro modo, financiado muchas veces con la creación de impuestos o debilitando presupuestos de otras jurisdicciones, es decir que total o parcialmente se compensa el costo.
Es por ello que antes de otorgar un subsidio, se debe realizar minuciosas ponderaciones en términos de eficiencia económica, y de impacto político-social.
Por otra parte, cuando la administración del transporte público de pasajeros modalidad ómnibus, tiende a ser un negocio exclusivamente y no un servicio, conlleva al deterioro de toda la movilidad en la ciudad.
Días atrás, se sancionó la Ley Provincial N° 3105-T, ( Zdero – Pedrini – Cuesta), que crea el Ente Regulador de Transporte (ENRETRA), cuyo objetivo principal es la de garantizar la normalidad en la prestación del servicio de transporte público de pasajeros de carácter urbano e interurbano en el AMGR.
En la medida que el ENRETRA cumpla con los objetivos por los cuales fue creado, se podrán unificar las tarifas, utilizando una misma Metodología de Cálculo de Costos (tomando como base la establecida en el Anexo I, de la Resolución 37/13 del entonces Ministerio de Transporte de la Nación, y que hace 4 años la Defensoría del Pueblo de la Provincia del Chaco viene recomendando), es decir, se podrá unificar la normativa, la infraestructura vial y de trazas, se podrán organizar itinerarios, horarios, llevar un control adecuado de la flota de colectivos, y toda otra temática que refleje las necesidades reales del AMGR.
Asimismo, el ENRETRA debe ser un Organismo que canalice las quejas y reclamos de los usuarios del servicio público y pueda resolverlo en tiempo y forma, fomentando a que los usuarios participen activamente en las Audiencias Públicas donde se debata, analice y estudie el costo del boleto, o en las que se plantee el actual funcionamiento del sistema de transporte público de pasajeros en el AMGR.
Es sumamente importante la conformación del Foro de Transporte de la Región Metropolitana –conforme lo establece Ley Pcial. N° 3105-T –, donde todas las partes interesadas (funcionarios, empresarios, entidades gremiales del sector y asociaciones de usuarios), se vean representadas y sirva como punto de conexión para la promoción de políticas que impulsen el uso de un transporte público de pasajeros eficiente.
En la medida que entendamos que la movilidad en una ciudad constituye un derecho fundamental, y su pleno goce permite el ejercicio de otros derechos tales como el acceso a la educación, trabajo, o a la salud, podremos avanzar para lograr ser una sociedad más organizada e inclusiva.

Carta Mundial por el Derecho a la Ciudad
http://www.righttothecityplatform.org.br/download/publicacoes/Carta%20Mundial%20de%20Derecho%20a%20la%20Ciudad.pdf

Colaboraron en esta nota Arq. Franco G. Pietto
Dr. Marcelo Molinas Zamudio

Dejanos tu comentario