Las redes sociales en la actualidad por el profesor Santiago Teves

0
116

Por Santiago Teves


Hacia fines de la década de 1990 nace Sexdregees, una de las primeras redes virtuales de nuestra historia, un hecho bisagra, trascendente y singular en pleno siglo XX. Este acontecimiento definiría, sin lugar a dudas las próximas décadas y generaciones, cambiando radicalmente las formas de pensar y de relacionarnos.

En la actualidad, las redes sociales han dinamizado absolutamente todo; la vida, el contexto de las personas; y han ocasionado una dependencia cada vez mayor de los contenidos que se publican cotidianamente. El exceso en la exposición personal ha provocado un nivel de marginalidad intelectual atroz, con debates e intercambios de opiniones que muchas terminan en vulgaridad.


En esta perspectiva, hay dos aspectos que podríamos diferenciar. Por un lado, las redes sociales reproducen adicción psicológica, trastornos de conductas, posiciones beligerantes y acciones de desprestigio personal. De hecho, esta nueva forma de comunicarnos nos enfrenta continuamente, nos expone, ya que somos cada vez más sensibles y reaccionarios a las opiniones de los demás. Por otro lado, las redes sociales, brindan oportunidades de negocios, con ligereza en el acceso a la información y al conocimiento; además de democratizar a las comunidades, universalizando el concepto de libertad de expresión.
Resulta lógico pensar que las redes sociales han desnaturalizado el debate objetivo e interpretativo de la realidad, precarizando las expresiones políticas, sociales y culturales. Por este motivo, las compañías de telecomunicaciones que brindan este tipo de servicios digitales, han aplicado políticas restrictivas limitando el campo de acción de sus usuarios.
Según Andrés Damasceno, “las redes sociales son canales de relaciones, y las relaciones son negocios disfrazados”. Entonces podríamos decir, que el objetivo del negocio en las plataformas virtuales se cumplen taxativamente, ya que son originadas principalmente por direccionamientos metodológicos; donde intervienen grandes empresas y corporaciones, que apuestan simplemente a la planificación estratégica e intencional, con el propósito de generar permanentemente condiciones para la mediatización y la escandalización.


Por lo tanto, debemos propiciar la institucionalización de la participación popular en medios virtuales, generando espacios democráticos y representativos, que contribuyan a la construcción de una ciudadanía comprometida, crítica y tolerante, en el accionar individual de las distintas situaciones en las que se desarrolla la vida humana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here